martes, 10 de febrero de 2015

2015_02

Por segunda vez en una semana he recibido este poema, enviado por mi madre:

De todo quedaron tres cosas:
la certeza de que estaba siempre comenzando
la certeza de que había que seguir
y la certeza de que sería interrumpido antes de terminar.


Hacer de la interrupción un camino nuevo,
hacer de la caida, un paso de danza,
del miedo, una escalera,
del sueño, un puente,
de la búsqueda, un encuentro.


Fernando Pessoa

Compañero-Extractos de "Elegía a R. Sijé" _ Enrique Morente



martes, 3 de febrero de 2015

2015_01

Nos hemos roto un poco todos
She will



Fotomontaje: Jimena Merino

miércoles, 12 de noviembre de 2014

N-1º

Hay que saber perder.



Encima canta.

miércoles, 29 de octubre de 2014

O-1º

En esta ciudad no se puede respirar.



martes, 30 de septiembre de 2014

S-4º

Alguien me ha escrito hoy un mensaje en facebook.

Como no estaba en casa y no tengo su dichoso messenger no podía verlo, sólo el remitente y unas cuantas palabras. La necesidad de saber y la costumbre de que sea inmediato han hecho que mi primer pensamiento fuera descargarme la aplicación. Qué más da si estoy en el metro o si estoy en la calle y consumo un poco de internet, ¿cómo no voy a ver el mensaje?

De repente me he acordado de cuando escribía cartas. No pretendo hacer un discurso en contra de las tecnologías. Tengo iPhone, tengo Facebook, Twitter, Instagram, una página web, este blog y hasta una aplicación para enviar gifs. Sin embargo, me ha dado mucha pena haber perdido el misterio, la intriga. ¡El esperar! Ya no sé esperar. Incluso esta nota la he escrito en el móvil porque quería recordar esto que estaba pensando y si no lo apunto se me olvida. He perdido la capacidad de recordar, ya no me hace falta, tengo google maps. Lo único de lo que siempre me acuerdo es de coger el cargador el teléfono.

Y hasta aquí.